Artículos Anteriores

Si quieres 

anunciar tu

marca 

SEXO EN EL EMBARAZO

Durante el primer trimestre de embarazo es normal la pérdida de deseo sexual. El temor a sufrir un aborto influye de manera muy significativa, pero sobretodo los cambios hormonales responsables del agotamiento, las náuseas o molestias.


Por otra parte, el hombre tampoco es ajeno a la preocupación de estas primeras semanas. Lo que más comúnmente le inquieta es dañar al feto con la penetración. 


En el segundo trimestre de embarazo se produce un cambio sustancial. La mayoría de mujeres se sienten más afectuosas y receptivas. Si el embarazo sigue un curso normal ha disminuido el grado de preocupación y además disminuyen las molestias físicas y todavía hay cierto grado de agilidad. Fisiológicamente el segundo trimestre reúne condiciones óptimas para tener relaciones sumamente placenteras pues la zona genital presenta más flujo sanguíneo, existe mayor lubricación y los pechos tienen mucha sensibilidad. Al final del embarazo nuevamente vuelve a invadir ese desinterés por el sexo ya sea por pesadez física o por la inminencia del momento del parto.



Siempre y cuando las relaciones sexuales sean deseadas y satisfactorias, la actividad sexual hará sentir a la pareja bien, tanto física como emocionalmente. Incluso para el bebé resultará beneficioso, pues le llega por el torrente sanguíneo una descarga importante de endorfinas que se producen con el orgasmo. Por otra parte, la penetración contribuye a mantener la elasticidad y flexibilidad de la musculatura del suelo pélvico, que ha de estar tonificada para el momento del parto.



Por: Tanya Tapia

https://aventurasdeunamamaprimeriza.wordpress.com


Si quieres 

anunciar tu

marca 

© 2018 by MM&E Group/ Cencalli Magazine