Artículos Anteriores

Si quieres 

anunciar tu

marca 

REGRESO A CLASES: LA PREPARATORIA.

¿Recuerdas el momento cuando dejaste por primera vez a tu pequeño en el kinder? ¿o cuando “ya era un niño grande” y año tras año se sentía orgulloso por haber culminado un grado más de primaria?, ¿O sorprenderte al ver la transformación de niño a joven durante los 3 años de secundaria? Tuvieron que pasar al menos 11 años de vida escolar para llegar a este punto: el ingreso a la preparatoria.

Actualmente cerca de 5 millones de jóvenes entre 15 y 17 años se encuentran matriculados en bachillerato, una etapa escolar que prepara a los adolescentes para llegar al nivel superior al cursar una carrera o incursionar en el mundo laboral. Este nivel escolar supone retos importantes al trabajar con adolescentes y es importante que tu como padre conozcas las dificultades que pueden surgir en esta etapa.


LA MADUREZ NO ES INMEDIATA


Si, logró pasar el examen, pero no por eso significa que de la noche a la mañana se vaya a convertir en un jóven con la madurez completa de un adulto, al contrario, este nivel escolar se empata con la inestabilidad de la adolescencia y por ello requiere de un acompañamiento especial por parte de los padres y maestros. Posiblemente tu hijo te pida, o tu mismo quieras darle las alas de la responsabilidad, sin embargo, no dejes de brindarle tu supervisión y, si lo crees necesario, acércate a la institución en donde está estudiando, ahí tienen la obligación de informarte sobre su desempeño académico y conductual si así lo requieres; recuerda que a esta edad podrían comportarse de una manera en casa y de otra muy diferente cuando están rodeados de sus amistades.


LA DESERCIÓN ESCOLAR


Una de las preocupaciones más grandes de la educación media superior es el abandono escolar; cerca del 25% de los jóvenes que ingresan al bachillerato, ya sea por problemas económicos, falta de motivación o situaciones personales, no permanecen y, por lo tanto, no culminan sus estudios de bachillerato. Si bien uno de los trabajos más importantes de los docentes es prevenir este tipo de problemática, somos los padres de familia los que conocemos a nuestros hijos y sigue siendo nuestra responsabilidad mantener una comunicación efectiva que permita detectar detalles que impidan a nuestros jóvenes llegar a esta meta en sus vidas.



LA ADOLESCENCIA EN SU MÁXIMO ESPLENDOR


La inestabilidad emocional propia de la edad podría convertirse en enemigo principal del maestro así como de papá y mamá en esta fase. Uno de los aspectos con los que más batallamos en el aula es el exceso de energía con el que cuentan los adolescentes, las clases normalmente se combinan con gritos y risas que pueden entorpecer el aprendizaje, y si a eso le añadimos falta de respeto, el presentarse día a día en el aula puede convertirse en un verdadero calvario para el maestro. ¿Qué podemos hacer como papás? Reforzar los valores en casa, nada como un alumno que respeta a su maestro y a sus compañeros porque respeta a su familia en casa, y que es responsable y honesto en su rol de estudiante porque también lo es en su rol de hijo.


Quizá tu hijo te pregunte ¿Para qué sirve la preparatoria? Esta es una de las cuestiones que más surgen al iniciar este reto académico, y si no sabes qué contestar, hoy te quiero compartir mi respuesta: Es un periodo de latencia en el que el aprendizaje se refuerza, un poco de madurez llega y la vida adulta le espera. ¡Bienvenidos a la preparatoria!



Por: Monica Durán

Madre Regia Blog https://www.madreregia.com

Facebook: https://www.facebook.com/madre.regia/

Instagram: https://www.instagram.com/madre.regia


#RevistaCencalli #CencalliMagazine #Teens #Adolescencia #Maternidad #Crianza #RegresoAClases

0 vistas

Si quieres 

anunciar tu

marca 

© 2018 by MM&E Group/ Cencalli Magazine